domingo, 1 de septiembre de 2013

Alimentos que Protegen Nuestra Salud

En la actualidad, la palabra dieta se asocia con régimen para la pérdida de peso, lo cual es inexacto. La dieta es el conjunto de alimentos consumidos en forma habitual. Ésta puede estar integrada por alimentos que protegen nuestra salud, o por el contrario, por componentes que pueden perjudicarla, dependiendo del balance que exista.

 
El ser humano es omnívoro, lo que significa que come de todo. El problema surge con las complicaciones de la vida moderna, pues se ofrecen multitud de opciones que han influido de manera determinante en los hábitos alimenticios. Resulta más práctico comer algo por ahí o tener alimentos semi preparados para no complicarse con el proceso de cocinar y todo lo que esto implica. Poco a poco esto va influyendo en los hábitos de las personas, de manera que se acostumbran y llegan a disfrutar de este tipo de alimentación, con los consecuentes problemas de salud que acarrean.




De alguna manera, todos y cada uno de los alimentos naturales poseen elementos que nuestro cuerpo necesita, es decir, todos entran en el grupo de alimentos que protegen nuestra salud. La manera de prepararlos y combinarlos es la que determina los beneficios que aportan a  nuestro cuerpo.

 
Lo ideal es, como ya se dijo antes, incluir de todo en nuestra dieta, pero en forma balanceada para estar seguros de que estamos ingiriendo todo tipo de alimentos que protegen nuestra salud. La pirámide nutricional como guía, nos ofrece la seguridad de consumir las cantidades necesarias, para no incurrir  algunos excesos que puedan ocasionar desbalances y carencias.

 
Incluir frutas y verduras de todo tipo, además de granos y cereales integrales  nos asegura el aporte necesario de vitaminas, minerales, fibra, carbohidratos y sobre todo los tan importantes antioxidantes. Estos son alimentos que protegen nuestra salud frente a los radicales libres, que son moléculas que pueden alterar o destruir las células sanas de nuestro cuerpo ocasionando enfermedades como el cáncer.

 
Se comenta que debemos eliminar la grasa de nuestra dieta diaria, pero se ha descubierto que no todas las grasas son perjudiciales. Algunas de ellas resultan benéficas ya que ayudan a eliminar grasas dañinas, como el colesterol,  por lo que debemos incluirlas. Las grasas benéficas son de origen vegetal y las encontramos en alimentos como nueces, cacahuates, almendras, aceite de oliva, canola y algunos otros. También en algunos tipos de pescado, y vegetales de hoja verde que contienen ácidos grasos como el Omega 3 y Omega 6.

 
Una forma práctica y sencilla de saber si un cierto tipo de grasa puede ser dañino es observarlo a la temperatura ambiente. Si se solidifica, seguramente es dañino. Algunos aceites para cocinar se pueden transformar en muy nocivos para la salud al sobrecalentarse y/o utilizarse varias veces para freír los alimentos.

 
Tampoco se deben pasar por alto las proteínas (carne, leche, huevos, aves y pescado, ya que son determinantes en la regeneración celular y algunos otros procesos del organismo. Sin ellas la dieta sería desbalanceada.

 
Para consumir alimentos que protegen nuestra salud no se requiere gastar grandes cantidades de dinero, sino vigilar la variedad de lo que comemos, su frescura y su naturalidad, ya que los procesos de industrialización y conservación de los alimentos disminuye de manera importante su calidad nutritiva, además de pueden contener ingredientes dañinos como grasas, colorantes, saborizantes y conservadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario